Popeye Village, o como ahorrarte catorce euros

Era nuestro último día en Malta y ya lo habíamos visto prácticamente todo. Al ser una isla de apenas 300km2, por desgracia, si te vas dos semanas de vacaciones, y eres de esos que les gusta explorar todo, aunque no muy a fondo, pues como que acabas sintiendo que ya no sabes qué hacer o adónde ir según van pasando los días. Y en la filosofía de aquél viaje imperaba ese “hay que verlo todo. Aunque sea por encimilla”. Así que, ¿qué nos quedaba por ver? Nos preguntamos. Sólo una cosa: Popeye Village.

Panorámica de Popeye Village
Panorámica de Popeye Village

 

Popeye Village es un parque temático que en su día sirvió como set de estudio de la película de Popeye. Fue construido a finales de 1979 y allí se rodó, con personajes de carne y hueso, las peripecias del famoso marino. Shelley Duvall (Annie Hall, El Resplandor) hace las veces de Olivia, – que la verdad le va al pelo el papel porque muy agraciada no es la chiquilla–, y Robin Williams, el recientemente fallecido actor, encarnando al comespinacas. He de decir que, después de visitar Popeye Village, me entró nostalgia, vi la película y acabé llorando. Pero no de nostalgia sino de la risa, porque es mala, pero mala, mala, malísima.

IMG_8827
“Del barco de Popeye no nos moverán…”

 

Para llegar hasta allí, si no tienes vehículo alquilado, tu aventura Popeyesca puede acabar convirtiéndose en una auténtica odisea. Bueno, en realidad, llegar a cualquier lugar de la isla de Malta en autobús puede convertirse en una odisea, dicho sea de paso. Nos levantamos temprano para coger el bus 222 en San Julian’s, que nos llevaría hasta la famosa playa de Mellieha, al noroeste de Malta, donde debíamos hacer trasbordo con el bus 237, ruta que lleva hasta Anchor Bay, la pequeña y preciosa cala de aguas cristalinas donde está situado el parque temático. Sin embargo, al llegar a la parada de Mellieha donde debíamos cambiar de bus, –¡Sorpresa! – nos encontramos con que, para variar, el autobús que va y viene de Popeye Village pasa cada hora. Miramos el mapa y consultamos en el GPS la distancia hasta Anchor Bay: dos kilómetros. Cogimos el coche de San Fernando para terminar caminando entre campos de cultivo recién abonados, y no al Canal+. Y con una temperatura de 35º sobre nuestras cabezas… Mejor me ahorro detalles y diré que el paseito fue “toda una experiencia para los sentidos”.

Desde arriba se aprecia bien, ¿no?
Desde arriba se aprecia bien, ¿no?

 

Tras la caminata de unos veinte minutos bajo un sol de justicia llegamos al parque y, al entrar en recepción, lo primero que nos encontramos es con una “amable” señora vestida de marinera, que nos saluda y nos suelta a las bravas: “Are fourteen euros”. WHAT?!, dije, visiblemente ojiplática. ¿Catorce euros por ver cuatro casas de madera? Intenté hacer de las mías y regatearle un poco el precio alegando que había visto en Internet que la entrada costaba cinco euros. Sí, amigos, soy de esas que cumple el tópico del español viajero: ratilla hasta pa’ los céntimos. Pero nada, que no se bajó del burro la señora, así que sólo quedaba una opción de dos: colarse o verlo por fuera.

IMG_8846
Selfie Popeyesco

 

Y es que desde fuera viene a ser hasta más bonito que desde dentro. Imagino. Ya que elegí la opción ‘honrada’ de no colarme. Que eso de colarse queda feo. Dicen. Así que nos dimos un garbeo por las inmediaciones del Popeye Village, echamos unas cuantas fotos de rigor con las casitas de fondo y nos fuimos a Armier Bay a bañarnos en sus aguas azul turquesa, frente a la isla de Comino. Ya ahí decidimos invertir los catorce euros que nos habíamos ahorrado en Popeye Village, y degustamos un buen menú de hamburguesa tardía (me tuvieron casi una hora esperando a ser servida).

¿Lo recomendaría? Quizás, pero sólo a los muy amantes de los dibujos de Popeye o a los que tienen el Síndrome de Peter Pan. Nunca se deja de ser niño cuando se va a un parque temático. Eso sí, un parque temático que no tiene ‘cacharricos’, por cierto.

IMG_8840
Popeye Village y sus callejuelas

 

¿Cómo llegar a Popeye Village?

Clicka sobre la imagen para ir a google maps

Popeye village

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *