¿Por qué un blog de viajes?

Según el Diccionario de Oxford, wanderlust es un palabra que se utiliza para definir el fuerte deseo o impulso que siente una persona por descubrir, viajar o explorar el mundo. ¿Podría traducirse al español como trotamundos? Tal vez. Sin embargo, esta bonita palabra de origen alemán (wander=pasear; lust=deseo) viene a ser mucho más completa, ya que abarca en un solo vocablo ese cúmulo de sensaciones y sentimientos que nos impulsan a movernos y a traspasar fronteras.

A pesar de ser una wanderlustera joven, 29 años, empecé a viajar muy “vieja” por decirlo de alguna manera. Supongo que tardé tanto en lanzarme a esto del viajar porque no provengo de una familia aficionada a darle a la pata. Mi madre, cuando éramos pequeños, siempre nos ha llevado por ahí, sí, pero en coche. Y sobretodo por nuestra provincia: Almería. Que no es que yo menosprecie mi tierra, ni muchísimo menos, de hecho es un lugar lleno de rincones mágicos y paisajes que todo el mundo debería conocer.

El tener la oportunidad de traspasar fronteras es algo que, literalmente, le cambia a uno la percepción de nuestro amado orbe. Ya sea para bien o para mal. Aunque, afortunadamente, en la mayoría de ocasiones suele ser para bien. Al igual también que en la mayoría de ocasiones, el viajar, te acaba enganchando como si de la peor de las drogas se tratase. El primer avión que cogí fue a la edad de 21. Ese gusanillo que sentí en el estómago al estar surcando los cielos mientras observaba por la ventanilla, a cientos de metros de distancia, el Desierto de Tabernas fue algo indescriptible. Y muy adictivo.

Hay viajes y viajeros para todos los gustos. Es por eso mismo que creo este blog, para ir plasmando mis pequeñas escapadas por el mundo, que a pesar de llevar poco viajando y querer siempre más, no han sido pocas.

Personalmente me gustan los viajes de ‘aquí te pillo aquí te mato’, low cost y sin mucha organización previa. Vamos, lo que viene a ser “lanzarme a la aventura” e ir improvisando la siguiente parada sobre la marcha. Principalmente porque mi fuente de ingresos hasta ahora no ha dado para poder permitirme cruzar el charco y explorar continentes lejanos. No obstante eso no me ha impedido querer seguir caminando por este vasto mundo y ampliar cada vez más horizontes.

Una vez una amiga me dijo que la vida era demasiado corta como para estancarse con la misma persona y el mundo demasiado grande como para estancarse en un mismo lugar. No voy a decir que esta afirmación la haya hecho mía, pero en lo referente al mundo sí que me dio qué pensar.

Sin más preámbulos os invito a que compartáis conmigo este espacio, mi bitácora de viajes personal.

Bienvenidos a Enfocandoelmundo.com 🙂

Una respuesta a “¿Por qué un blog de viajes?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *